El pasado 10 de agosto, en coincidencia con los festejos por un nuevo aniversario de la Fuerza Aérea Argentina, se publicó en el Boletín Oficial la aprobación del contrato interadministrativo de prestación de servicios aeronáuticos celebrado entre la Fuerza Aérea Argentina y la Fábrica Argentina de Aviones ( FAdeA ) “Brigadier San Martín”. De fecha 25 de abril de 2017, el acuerdo entre la Fuerza Aérea y la fábrica cordobesa asciende a la suma de 1.587.683.582 millones de pesos. Con una demora considerable, pese a las ya conocidas trabas administrativas y burocráticas, la reciente regularización contractual es solo el primer paso ya que aún restan por aprobar los contratos de fabricación del entrenador IA-63 Pampa III y otro por el alquiler de horas de vuelo de los Grob TP 120A.

El objeto del Contrato de Prestación de Servicios incluye la modernización en proceso de los C/KC-130H Hércules así como ingeniería, mantenimiento, reparación, recorrida general (overhaul), fabricación de partes, apoyo al usuario, rectificación, habilitación de nuevas capacidades, servicios de apoyo logístico, servicios aeronáuticos y servicios generales de los siguientes sistemas de armas:

  • Fokker F-28
  • C-130/KC-130/L-100 Hércules
  • IA-58 Pucará
  • IA-63 Pampa
  • EMB-312 Tucano
C-130H Hércules “BAM Cóndor” durante la fase de vuelos de pruebas previo a su entrega. Imagen: FAdeA.

El acuerdo incluye el servicio de motores RR/Allison T56, Turbomeca Astazou XVI-G, Honeywell TFE-731 y P&W J52, como así también a los rotables de los mencionados SdA mas los correspondientes al A-4Ar Fightinghawk.

Pese a que que la aprobación del contrato fue bien recibida, el titular de la FAdeA, Ercole Felippa, manifestó a La Voz que “ese convenio venía demorado por la Nación desde fines del año pasado y que “habla muy mal” de la anterior gestión del Ministerio de Defensa, que encabezaba el riojano Julio Martínez.” En la nota al periódico cordobés también mencionó que “…el nivel de trabajo no es óptimo como consecuencia de la falta de firma de contratos que impiden operar con normalidad financiera.” Sin duda esto se traduce en un impacto negativo a la hora de realizar las facturaciones correspondientes así como en los acuerdos con los distintos proveedores.

Pese a la demora contractual y a lo acotados recursos, los trabajos en la línea de Pampa son constantes. Se espera que en los próximas semanas el primer Pampa III de serie, el  1028, realice su primer vuelo. Tal como informamos en marzo pasado, el EX-04 provisoriamente proveerá de algunos componentes a los Pampa III a medida que vayan saliendo de la línea. Esta irregularidad sería subsanada de contar con el contrato de fabricación aprobado, lo cual permitiría disponer de los fondos necesarios para la adquisición de los componentes faltantes. Estas demoras burocráticas y administrativas (muchas veces ligada a la política) sin duda tendrán su impacto en las fechas de entrega.

A modo de cierre pero no menos importante, podemos informar que durante esta semana FAdeA recibió a un contingente de una Fuerza Aérea extranjera, el cual vino exclusivamente para interiorizarse bien de cerca y de manera más detallada sobre el Pampa III.

La puesta en marcha de la línea Pampa III sumado a una mayor agresividad comercial han generado un renovado interés a nivel regional.

Deja un comentario