¿Por que la Aviación de Ejercito de EE.UU. esta en barrena?

0
051021-F-2828D-284 A U.S. Army AH-64D Longbow Apache, 1st Battalion, 101st Aviation Regiment, Fort Campbell Ky., provides ground forces with air support from Forward Operating Base Speicher Iraq, Oct. 21, 2005, during Operation Iraqi Freedom. (U.S. Air Force photo by Tech. Sgt. Andy Dunaway) (Released) The 1st Battalion, 101st Aviation Regiment, the ÒExpect No MercyÓ Battalion, is the premier attack helicopter battalion in the United States Army. Its lethal fleet of 24 Ah-64D Longbow Apaches is currently conducting combat operations in Northern Iraq, caring on a long tradition of excellence among Army Aviation. 1-101st first gained notoriety during Operation Desert Storm in 1991, when it fired the first shots of the Gulf War during Operation Normandy, destroying key Iraqi radar sites and creating a safe corridor for US aircraft to commence the air campaign. The battalion again proved itself during Operation Iraqi Freedom in 2003-2004, conducting several mobile strike deep attacks during major combat operations followed by eight months of quick reaction force (QRF), reconnaissance, and VIP security missions during stability and support operations (SASO). After a rigorous 19 months of training and maintenance back at Fort Campbell, Kentucky, the ÒExpect No MercyÓ battalion deployed to Iraq for its second OIF tour. Since arriving in Iraq, the battalion has conducted an aggressive Relief-in-Place/Transfer-of-Authority (REP/TOA) with 8-229th Aviation Regiment from Fort Knox, Kentucky. The battalion is on track to fly over 1000 combat hours in October, and is already making an impact on operations in Iraq. Initial combat missions involved teams of two ÒNo MercyÓ aircraft along with one 8-229th aircraft conducting local area orientations (LAO) to familiarize aircrews with the environment, geography, and unity on the ground. By no means was an LAO an administrative mission though: while on orientations, aircrews participated in numerous reconnaissance missions to

Fuente: FLIGHT INTERNATIONAL
09:18 8 Apr 2015
Traducido por: Negro2000 (http://www.zona-militar.com/foros/members/negro2000.16/)

Fabricantes de helicópteros, aquí está su desafío: construir una máquina que pueda recoger a un soldado gravemente herido en la cima de una montaña a 6.000 pies en un día caluroso de julio, correr a 407 Km./h o más rápido a un centro médico a cientos de kilómetros de distancia, y luego aterrizar el vehículo fácilmente en una cegadora tormenta de arena, mientras que un sistema de contramedidas a bordo frustra un misil tierra-aire en camino. Puntos de bonificación, si usted puede hacer que haga todas esas cosas sin piloto a bordo.

Al dejarse hundir en ese desafío tecnológico, usted debe ser consciente de un par de pequeños detalles. Los operadores de helicópteros más grandes del mundo no puede ser completamente liquidados en el desafio, y el cliente probablemente no tiene el dinero para pagar por ello. Este es el programa Future Levante Vertical (FVL) del Ejército de EE.UU.

Este puede ser el proyecto de helicóptero tecnológicamente más ambicioso, para migrar de una curiosidad de laboratorio, en un esfuerzo de adquisición aprobado. Dos equipos de la industria comenzarán la construcción de aviones de demostración en dos años. Un nuevo diseño del motor para apoyar el proyecto ya está en la fase de diseño, y la fecha para el comienzo de la producción inicial a baja escala se ha fijado.

A pesar de todas esas cosas positivas, una sensación de desesperanza se cierne sobre el esfuerzo. Y no es sólo porque todos los proyectos de desarrollo del ejército para los nuevos helicópteros de combate han terminado en desastre desde principios de 1980 (excluyendo el Airbus helicópteros LUH-72A Lakota, pero que era un diseño basado comercialmente sin un desarrollo requerido)

Los recursos del ejército se han estirado por la desaceleración en el gasto después de las guerras de Afganistán e Irak. Como la oferta de financiación de contingencia en el extranjero se ha consumido, el presupuesto de compras de la rama de aviación del ejército se ha desplomado un 40% en menos de tres años. Pero en su lista de deseos las prioridades de contratación sólo se han expandido. Como es más probable que los combate a futuro sea en centros urbanos en las grandes ciudades que en los desiertos abiertos o escondites remotos de las montañas, se siente obligado a buscar mejores sistemas de supervivencia y sensores más avanzados

Aunque una serie de aviones FVL entrara en producción, el ejército también debe mantener de alguna manera los tres caballos de batalla actuales de su flota de combate el Boeing AH-64 Apache, el CH-47 Chinook, y el Sikorsky UH-60, hasta más allá del 2060. En unos 10-15 años, mejoras en el motor previstas para el UH-60 podrían permitir a un Black Hawk sacar al soldado herido fuera de la montaña. No va a ir tan rápido o tan lejos como FVL nocional, pero tal vez eso tendrá que ser lo mejor.

Deja un comentario