El comienzo del fin – Cesarán las operaciones de portaaviones en América Latina

2

El 14 de febrero de 2017, la Armada de Brasil decidió iniciar el proceso de desactivación y desmantelamiento de su único portaaviones – el NAe A-12 de Sao Paulo.1  Se espera que esté terminado en 2020, marcando el comienzo del fin de una era en la historia de la aviación naval y militar de América del Sur. Por primera vez desde 1958, ni una sola marina sudamericana operará un portaaviones, tal vez reflejando el relativo declive militar de la región, así como un reconocimiento de los altos costos de mantenimiento de tales buques.

Durante casi 60 años, ya sea Brasil o Argentina – y a menudo ambos – han operado portaaviones. Sin embargo, la historia operativa de esos buques sugiere que las adquisiciones no fueron totalmente racionalizadas lo que llevó a su subutilización y, en el caso de Argentina, a la virtual impotencia del buque durante un conflicto. Además, los aviones operados por los respectivos buques eran cada vez más obsoletos, lo que hacía sospechar la utilidad de dichos buques.

En muchos sentidos, la compra, el despliegue y las operaciones de portaaviones en América Latina tienen paralelos con la compra de acorazados de tipo Dreadnought por Brasil y Argentina a principios del siglo XX. Por disuasión, combate o prestigio, los Dreadnoughts de Brasil – los Minas Gerias y Sao Paulo – fueron seguidos por Argentina ordenando a los más avanzados Rivadavia y Moreno. Sin embargo, ninguno de estos buques vio combate, resultando ser costosos de operar, difíciles de mantener y servido más eficazmente como baterías flotantes que buques de guerra viables. Uno puede pensar lo mismo con respecto a los cuatro portaaviones que han servido a las marinas argentinas y brasileñas desde 1958.

El Independencia
El primer portaaviones de América del Sur fue el ARA Independencia, que ingresó en el servicio argentino en 1958 con un grupo aéreo de aviones a pistón como el F4U Corsair, el SNJ-5C Texan y el S2 F-1 Tracker. Aunque la Armada argentina operaba los aviones F9F Panther y TF-9J Cougar, el portaaviones, que había sido construido como HMS Warrior en 1945, resultó inadecuado para la operación de tales aviones aunque algunos aviones fueron embarcados para el servicio. Se debe señalar que mientras los Panthers y Cougars vieron servicio en la rebelión argentina de 1963, el propio portaaviones parecía no haber estado involucrado en tal acción. El Independencia tuvo una vida relativamente corta en servicio argentino, siendo relegado a reserva y luego desmantelado en 1970 y desechado en 1971.

El Minas Gerias
Para no ser superado por su vecino meridional, Brasil comisionó su primer portaaviones en 1960. El HMS Vengeance – una nave hermana del HMS Warrior antes mencionado – fue renombrado NAeL Minas Gerias. Este buque tenía una vida útil mucho más larga que su contraparte argentina, no siendo desmantelado hasta 2001. Sin embargo, a diferencia del Independencia, el Minas Gerias nunca operaro ningún avión de combate de alto desempeño – ya sea a pistón o de chorro – por la mayoría de su vida útil. De hecho, su único avión de ala fija, el S-2 Tracker, fue operado por la Fuerza Aérea Brasileña, ademas de helicópteros que incluyeron entre cuatro y seis ASH-3D Sea Kings, dos AS-355 Ecureuils y tres A- 332 Super Pumas. Este extraño arreglo fue provocado por una decisión presidencial en 1965, que limitó la aviación de ala fija a la Fuerza Aérea Brasileña.4 El Minas Gerais sufrio varias mejoras y modificaciones mientras estuvo en servicio, destinadas a retener la viabilidad del buque para la guerra moderna. Las mejoras a los radares, la electrónica, los motores y la catapulta de vapor  prepararon al barco para su papel principal en reintroducir la aviación del ala fija en la marina de guerra brasileña. Brasil adquirió 20 A-4KU Skyhawks y tres TA-4KU de la Fuerza Aérea de Kuwait por USD 70 millones en 1999 y, durante los dos últimos años de su vida útil, el Minas Gerias operó un grupo aéreo completamente capaz de combatir. El buque fue desarmado en 2001 y desguazado en Alang, India en 2004.

En comparación con el Independencia y el Minas Gerais, el próximo portaaviones de Sudamérica tuvo una vida útil mucho más activa y fue el único de la región que se involucró en combate activo, aunque en un papel de apoyo.

El 25 de Mayo
El 25 de Mayo de la Armada Argentina fue adquirido en 1969 y reemplazó al ARA Independencia como único portaaviones del país. A diferencia del Minas Gerias, el 25 de Mayo fue operado como portaaviones de flota desde la fecha de su introducción. Comprado de la marina holandesa, donde había servido como el Karel Doorman, en el 25 de Mayo funcionó un grupo aéreo de A-4Q Skyhawks, S-2 Trackers y helicópteros. Los intentos de mejorar las catapultas del 25 de Mayo para lanzar los aviones Dassault Super Etendard completamente equipados con misiles Exocet no se completaron hasta 1983 y, como tal, cuando la nave enfrentó su bautismo de fuego durante la guerra de las Malvinas en 1982, operó un optimo grupo antisubmarino.

Durante la Guerra de las Malvinas, el 25 de Mayo fue utilizado para cubrir la invasión inicial argentina, aunque su grupo aéreo no fue desplegado en acción.6 El buque era un objetivo prioritario para los submarinos británicos que operaban en apoyo de la Fuerza de Tarea de la Royal Navy asignados a recapturar las Malvinas con el submarino de la clase Swiftsure HMS Splendid siendo encargado de localizar y hundir el portaaviones y sus escoltas. Un solo intento fue hecho para lanzar un ataque aéreo contra el grupo de tareas británico, pero el ataque, programado para el 2 de mayo de 1982, nunca fue llevado a cabo, debido a una serie de factores, entre ellos la incapacidad de los envejecidos S-2 Trackers para localizar los buques británicos, y por los vientos ligeros que restringían la capacidad de carga de los Skyhawks A-4Q, desempeñando un papel en la decisión de abortar el ataque.7 El hundimiento del crucero ligero de clase Brooklyn ARA General Belgrano llevó a la Armada Argentina a retirar sus buques a puertos seguros y el despliegue de las aeronave del 25 de Mayo desde las bases costeras desde donde realizaron múltiples ataques contra buques británicos.

Después de la guerra, el portaaviones experimentó una serie de mejoras que confirió la capacidad de operar el avión Super Etendard, pero para 1985 el 25 de Mayo estaba efectivamente fuera de servicio. Los intentos de reacondicionar y devolver el buque al servicio naufragó debido al alto costo de dicho proceso y en 1999 el buque fue remolcado a Alang, en India, para su desguace.

El Sao Paulo
El portaaviones final a ser adquirido por una marina latinoamericana fue el NAe Sao Paulo – antes el buque francés de la clase de Clemenceau Foch. Desplazando más de 30.000 toneladas totalmente cargadas, el Sao Paulo era más grande que cualquier otro portaaviones previamente operado en la región. Adquirido en 2001, el Sao Paulo estaba plagado de accidentes y, a pesar de estar nominalmente en servicio durante 16 años, el buque fue utilizado por menos de cuatro años, con equipos aéreos que comprenden a Skyhawks y Trackers del desmantelado Minas Gerias.

El 17 de mayo de 2004, el buque experimentó una explosión en la red de vapor de la sala de máquinas.8 Esto llevó a un reajuste a partir de 2005, cuya finalización estaba prevista para 2010. Las modificaciones incluyeron la inspección y reparación de las turbinas de vapor; Mantenimiento de los condensadores superficiales; reentubado de calderas; reparación de dos compresores de alta presión; revisión del generador eléctrico; compra de repuestos; mantenimiento de bombas, válvulas y elementos estructurales; adición de dos separadores de aceite-agua ; instalación de dos unidades de refrigeración por agua; actualización del generador de oxígeno químico; reparación y tratamiento de tanques de petróleo; sustitución de sistemas; Instalación de un sistema de televisión en circuito cerrado; Instalación de un transpondedor IFF; Instalación de un sistema MAGE para la vigilancia electrónica; Inspección, reparación y pintura de la cubierta de vuelo; Actualización de la unidad de procesamiento del sistema de aterrizaje óptico; Y la revisión de las catapultas de los aviones.9

Los ensayos en mar del buque mejorado comenzaron en 2010 con el barco programado para volver a unirse a la flota a finales de 2013. Sin embargo, el destino trató al buque con una mano extremadamente desagradable cuando un segundo incendio devastó el buque en 2012.10 El buque requirió una vez más grandes reparaciones, no completados cuando se tomó la decisión el 14 de febrero de 2017 de desactivar y luego desmantelar el buque antes de 2020. Si bien no está claro cuánto dinero Brasil ha gastado en el barco – precio de compra, reajuste, modernización y grupo aéreo incluido – el Sao Paulo ha tenido una vida útil muy limitada y probablemente tomó fondos del resto de la flota de superficie de Brasil.

Conclusión
Las historias de servicio de los portaaviones en América Latina son muy poco impresionantes. Si bien se puede admitir que Brasil no vio un gran combate en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, las limitadas capacidades del Minas Gerias y la excepcionalmente corta vida útil de Sao Paulo deben poner en tela de juicio la sabiduría de la inversión realizada en estos barcos . En el caso de Argentina, el Independencia y el 25 de Mayo fueron embarcaciones más capaces, pero esta última no fue utilizada de manera óptima en 1982, cuando podría haber tenido un impacto en el resultado del conflicto si se hubiera desplegado agresivamente. Al igual que los Dreadnoughts de América del Sur, los portaaviones argentinos y brasileños resultaron ser caros proyectos de prestigio que resultaron ineficaces en combate.

Es interesante notar que no hubo un defecto inherente en el diseño de los portadores o su potencial – el Foch sirvió a los franceses con distinción (ver combate en el Líbano y Serbia), mientras que un barco hermano del Independencia y Minas Gerias, el INS Vikrant – se probó en combate en 1971 y, re-equipado con BAE Sea Harriers, sirvió a la marina india hasta 1997.

2 Comentarios

  1. El problema es que se compran usados. Habria que comprarlos nuevos o hacerlos en el pais. Argentina necesitaria minimo 1 y mejor si se pudieran tener entre 2 y 3.

    • Estás loco? Hay de tener plata, mantener portaaviones es demasiado costoso, afuera, equipamentos de defensa y manutencion, planeo de longa escala, aviones capaces de operar y adaptacion de la doctrina maritima.

      Porta aviones es como un auto de lujo, te gasta con seguro, combustible y el precio de compra, si no tiene plata ni planeamento para mantener, eso lo torna um problema.

Deja un comentario